Inicio      MANTENIMIENTO

Una buena suspensión hace que la conducción sea más cómoda, minimiza el riesgo de accidente o pérdida del control. Una buena suspensión permite más margen de error ante obstáculos o trazadas y a la vez hace más fácil el ejercer una corrección en la conducción. Una buena suspensión mejora la eficiencia de la frenada y la tracción en la aceleración.

A medida que rodamos con nuestra moto, el aceite del interior del amortiguador o horquilla se va degradando y perdiendo las propiedades antifricción entre otras como los elementos que regulan el flujo de aceite en su interior, retenes y guarda polvos.

Esta degradación se acelera con la proliferación en nuestras carreteras o caminos de badenes, baches e irregularidades. Todas esas causas hacen que las suspensiones trabajan a destajo. No existen cantidades determinadas de duración en kilómetros, tampoco en años, porque depende de cuánto uso demos al sistema de suspensión,

Retenes: los retenes son las piezas que no permiten que el aceite de las horquillas   o amortiguador salga y a su vez que no entre suciedad (agua, polvo,barro,etc.) del sistema hidráulico. Con el tiempo y el uso los retenes permiten que salga el aceite o que el polvo y suciedad penetre. Cuando esto ocurre, se empieza a producir desgastes prematuros en los casquillos internos por done se deslizan las barras. momento de realizar una revisión.

Es por todo ello por lo que recomendamos que al menos una vez al año se realice una revisión de las suspensiones.